Perspectivas_Cordero

No puedes convencer a un creyente de nada

porque sus creencias no están basadas en evidencia,

están basadas en una enraizada necesidad de creer.

Carl Sagan

Arturo Suárez Ramírez

Estimados amigos lectores gracias por su compañía. De entre las muchas cosas que se esperan del actual gobierno autodenominado la Cuarta Transformación, un gobierno que se jacta de tener autoridad moral, que son diferentes a los del pasado, es la transparencia franca y total, sin pichicatearle nada a la opinión pública, más cuando se encuentran en una cruzada contra la corrupción.

En ese marco hay dos ejemplos, aunque existen más, que llaman mi atención, por un lado reservar la información sobre la construcción del aeropuerto en Santa Lucia hasta que termine el bombardeo de amparos, y por el otro lado guardar información sobre cuántos elementos y cuanto se gasta en el resguardo de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

¿Entonces son transparentes o no? ¿Por qué no se mide igual?

Ha quedado de manifiesto que para la 4T una cosa es decir y otra hacer. En el primer caso, el mismo presidente López Obrador, aseguró que toda la información referente a Santa Lucía será abierta a la ciudadanía hasta que termine el procedimiento legal tras el “bombardeo de amparos” que se presentaron, y que han impedido que inicie la obra.

La Secretaría de la Defensa Nacional clasificó como información reservada, durante cinco años, todo lo relacionado con el diseño, construcción, operación y finanzas del nuevo Aeropuerto Internacional de Santa Lucía.

Según los otros datos de López Obrador, se interpusieron “140 amparos, 18 despachos, no sé cuántos partidos, medios de información, nos quisieron ‘mayoritear’, por eso se tomó esta decisión, pero terminando el proceso legal de los amparos, se abre toda la información, se pone a disposición de todos los ciudadanos”.

En el caso sobre la seguridad de Olga Sánchez Cordero, fue mediante una solicitud hecha por el Sol de México, que se informó sobre la reserva que la Segob realizó por cinco años, pues podría causarse un “daño innecesario” a la funcionaria. El asunto está para reflexionar, ¿pues no qué esos tiempos de los funcionarios con grandes escoltas se han terminado? ¿Por qué ella sí y el mismo presidente no? ¿Por qué no quieren divulgar cuánto se gasta para cuidar a la funcionaria, si la Segob prácticamente es una secretaría en desuso?

Así se las gastan en la transparencia de la Cuarta Transformación, no hay tiempo que no se cumpla y veremos que tan congruentes son.

Entre Palabras

Dice el gobernador de Puebla que había ganado la elección que puso en la gubernatura a Martha Erika Alonso, que murió en un trágico accidente, luego Barbosa dijo que eso fue castigo de Dios. Un desagradable comentario que muestra la verdadera cara de este personaje y bajo su óptica conoce bien de castigos.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com sígueme en la cuenta de Twitter @arturosuarez y en Instagram @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here