Antes de que lo mataran, los versos de Khet Thi arremetían contra el golpe de Estado en Birmania, al igual que numerosos poetas que celebraban a los manifestantes prodemocracia y desafían la brutal guerra de los militares contra la palabra.

Zaw Tun, cuyo nombre artístico era Khet Thi, imploraba al público a mantenerse firme contra lo que consideraba como una amenaza existencial para el futuro del país, en momentos que los soldados reprimían violentamente a los opositores al golpe.

El poeta, quien hacía pasteles y helados para mantener a su familia, fue acusado de planear una serie de atentados explosivos y le exigieron entregarse. Al día siguiente, su esposa recibió la noticia de que estaba muerto. Birmania vive en turbulencia desde el golpe de Estado de febrero pasado, que puso fin a un experimento democrático que alivió la censura y permitió más libertad de expresión.

Mientras algunos manifestantes se armaron de rifles de caza y hondas, poetas como Khet Thi se unieron a su manera a la lucha contra el golpe. Un video en Facebook en las primeras semanas después del golpe mostró imágenes de manifestantes recitando poemas contra los militares. La poesía tuvo un papel central en la lucha independentista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here