@Sgto_Fahrenheit

Durante las vacaciones de la familia Wilson en su casa del lago, un incidente con su hijo menor Jason en la playa cercana revive un viejo trauma de Adelaide.

Cuando Adelaide abre sus sentimientos a su esposo Gabe sobre un temor que la ha perseguido desde niña, este se vuelve real al momento que una extraña y siniestra familia aparece en su puerta con la única finalidad de asesinarlos.

Este fin de semana llega una de las películas que competirá por ser la mejor este año, del “nuevo” director de cine Jordan Peele, el cual ganó un Oscar por su opera prima, la cinta de terror y ciencia ficción Huye (Get Out) por mejor guion (también escrito por el norteamericano Peele).

Si bien las expectativas sobre esta película eran altas debido a las buenas críticas y reseñas positivas que ha recibido durante su estreno en el festival de Cine South by Southwest o SXSW, estas incrementaron luego de su estreno el mes pasado en todas las salas de su país natal siendo valorada por la pagina Rotten Tomatoes con un 94% de aceptación en más de 400 criticas.

Es increíble el nivel de sofisticación que Jordan P. alcanza en su segunda cinta, manteniendo en equilibrio la trama y la tensión durante todo el filme, dándonos momentos muy agradables e inesperados gracias a su trayectoria como actor de comedia de televisión, los cuales se agradecen.

Está película se suma a las filas del género de terror y ciencia ficción al igual que su antecesora, muy al estilo de un gran (gran) capítulo de la dimensión desconocida, con el sello característico de J. Peele, el cual se aleja de los convencionalismos del genero dejando atrás formulas básicas y genéricas para entregarnos una nueva critica (parodia) de los sistemas de control humanos a través de las imágenes en pantalla.

La historia cuidadosamente contada nos narra entre líneas como los sistemas de poder como la religión o la economía han manipulado por años y para su beneficio a millones de personas, moldeando sociedades a su antojo y abandonándolas a su suerte sin ningún tipo de remordimiento.

En esta ocasión nos muestra lo que sucedería si la clase social baja (pocos recursos económicos) decidirá tomar lo que por años se les ha estado prometiendo a través de la mercadotecnia, el consumismo y la globalización a expensas de jornadas duras de trabajo, salarios laborales muy bajos y una buena dosis de fe religiosa. Alcanzar un estilo de vida lleno de lujos y privilegios de las clases media alta y alta (sociedad con altos recursos monetarios) los cuales siempre vemos en comerciales de productos, en series de TV (telenovelas) y por supuesto en el cine.

Nos muestra de manera magistral a los personajes principales de la historia a modo de cliché de diferentes sectores de la sociedad, siendo el papá Gabe (Wiston Duke), la clase media alta del sistema, el cual tiene acceso a ciertos privilegios pero no es la punta de la pirámide, está Adelaide (Lupita Nyong’o) representando a la sociedad que siempre ha tenido los estímulos y apoyos para salir adelante, la hija Zora (Shahadi Wright) es la generación que viene y comienza a ser activa buscando “proteger al planeta” sin sacrificar su modo de vida y por ultimo esta Jason (Evan Alex), el integrante más joven de la familia siendo este las generaciones no productivas (aun) del sistema.

Dejando aún lado el Marxismo, en esta nueva entrega y gracias al presupuesto de 20 millones de dólares, hace que esta cinta pase de una clásica Invasión de hogar a una cinta de venganza terminando con una gran sorpresa al llevarlo a algo más grande.

Si están buscando algo diferente para este fin de semana, este filme es la opción y como siempre la recomendación es que la vean en su idioma original.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here