Adeuda Gobierno 400 MDP a Pensiones

No Cumplió Silvano Aureoles su Palabra

Federalización Educativa Otro Problema

Fernando Pérez Chávez

A pesar de que persiste un adeudo de cuando menos 400 millones de pesos del Gobierno del Estado del fondo de pensiones civiles y que en el 2017 efectuó el último pago de 150 millones de pesos para resarcir el desvió de recursos que se hizo durante la administración de Leonel Godoy Rangel el STASPE no ha hecho nada para que la administración estatal cubra el desfalco financiero.

El gobernador perredista Silvano Aureoles Conejo se comprometió a cubrir el adeudo y para ello ofreció que serían calendarizados los pagos desde hace año y medio, pero no ha cumplido y esta situación ha colapsado las fianzas de Pensiones Civiles del Estado, porque no tiene dinero para otorgar créditos y existe el riesgo de que sea cerrada la ventanilla, ante la falta de dinero para otorgar los préstamos a los burócratas.

La federalización de la nómina educativa impactará también las finanzas de Pensiones Civiles, porque 30 mil trabajadores de la educación con plaza estatal dejarán de cotizar y otro problema será el pago de las pensiones de los maestros, porque muchos están a punto de jubilarse, pero ya no estarán cotizando y que va a pasar con su antigüedad laboral.

La verdad se viene un problema grave en la Dirección de Pensiones Civiles del Estado y no hemos visto que el dirigente del STASPE, Antonio Ferreyra Piñón haga algo al respecto y se ha instalado una mesa para analizar cómo quedará la situación laboral de los 30 mil trabajadores estatales que serán trasferidos a la federación.

Sin embargo, el primer paso debe ser la recuperación de los 400 millones de pesos del fondo de pensiones, para que tenga liquidez el organismo y con esto tengan más trabajadores acceso a créditos a corto y largo plaza, porque en este momento los tienen a cuenta gotas y no es justo que los burócratas aporten su cuota para que puedan tener acceso a los préstamos y que debido que el gobierno del estado desvió el dinero para otras cosas tengan que pagar los platos rotos.

Por otro lado, el siguiente paso será revisar a fondo como quedará la situación laboral de los 30 mil trabajadores de la educación que pasarán a la nómina del gobierno federal, sobre todo con los que están a punto de jubilarse, porque tienen toda una vida trabajando para gozar de esa prestación, la cual está en riesgo con la federalización de la nómina educativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here