La Unión Europea (UE) condenó la prueba que Rusia realizó con un misil antisatélite, por considerarlo un comportamiento «irresponsable» y «amenazante» que generó una gran cantidad de basura espacial y que puso en riesgo la vida de astronautas y cosmonautas de la Estación Espacial Internacional (EEI).

Estas pruebas son «peligrosas y muy desestabilizadoras» porque pueden conllevar «consecuencias catastróficas», así como «deteriorar la confianza» entre los actores espaciales, «aumentando la percepción sobre amenazas», dijo en un comunicado Josep Borrell, el alto representante de la UE para la Política Exterior.

La UE aseguró que con esta prueba, Rusia ha demostrado su capacidad para destruir satélites espaciales y dijo que el test «pondrá en peligro el libre acceso y uso del espacio para todos los Estados durante muchos años».

Los «27», como también se le conoce a la Unión Europea, consideraron que el lanzamiento del misil pone en duda la credibilidad de Rusia, ya que «contradice» la postura que ha defendido en varios foros internacionales, incluido la ONU, en favor de un comportamiento responsable en el espacio exterior.