El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, siguió sin agenda pública, concentrado en sus denuncias de un “fraude electoral” a través de Twitter, y sin que parezca que las impugnaciones que ha presentado su equipo en varios estados vayan a influir en la victoria del demócrata Joe Biden.

Diez días después de que se proyectase a Biden como presidente electo, Trump ha desaparecido de la vista de los estadounidenses, atrincherado en la Casa Blanca.

Su única aparición pública en ese tiempo fue el pasado viernes, cuando compareció en el jardín de la Rosaleda de la Casa Blanca para comentar los avances en las vacunas para derrotar la pandemia del coronavirus.

Sin aceptar preguntas ni hacer referencia a la derrota electoral, volvió a su residencia oficial.

En este tiempo, sus contadas salidas han sido exclusivamente los fines de semana para jugar al golf en su club privado en Sterling (Virginia), a las afueras de Washington, y las agendas diarias aparecen vacías con mínimas reuniones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here