La falta de claridad por parte del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) respecto a la solicitud de información de una reportera durante la conferencia matutina del Presidente de México el 20 de febrero ha generado interrogantes sobre la relación entre el aeropuerto y la empresa SPASA, pero hasta la fecha, el AICM no ha proporcionado una respuesta clara al respecto.

Ante esta situación, es fundamental que las autoridades pertinentes brinden una explicación detallada y transparente sobre la relación entre el AICM y SPASA, así como sobre los procesos de contratación y los criterios utilizados para la selección de esta empresa.

A esto se suma la expedición ilegal de Tarjetas de Identificación Aeroportuaria (TIAs) para la empresa SPASA sin la existencia de un contrato formal es un tema preocupante que pone de manifiesto posibles irregularidades en los procesos de seguridad y control en el aeropuerto. La emisión de estas tarjetas sin un respaldo contractual adecuado plantea serias dudas sobre la legitimidad y la transparencia de las acciones llevadas a cabo por las autoridades pertinentes.

La negativa del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para abrir una ventanilla de trámites vehiculares a los permisionarios que han sido víctimas de fraude es un tema que plantea serias preocupaciones sobre la justicia y la equidad en el tratamiento de los afectados. La calificación de estos permisionarios como «deudores» sin brindarles la oportunidad de presentar pruebas o defenderse adecuadamente es una acción que genera incertidumbre y desconfianza en el sistema de regulación y control del aeropuerto.

La falta de explicación por parte de la administración del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) sobre por qué los puntos de venta otorgados a la empresa SPASA no fueron concursados en igualdad de condiciones con otras empresas es un tema que genera inquietud y cuestionamientos sobre la transparencia y la equidad en los procesos de licitación y contratación en el aeropuerto.

La presunta persecución y hostigamiento a permisionarios y operadores del servicio de transportación terrestre por parte del jurídico y de la subdirección de terminal y supervisión de transporte terrestre es una situación alarmante que pone en entredicho la integridad y la imparcialidad de las autoridades involucradas en la regulación de este servicio en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).