El peritaje encargado por la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México arrojó que el tramo elevado de la Línea 12 del Metro solo contaba con 65 por ciento de los pernos necesarios en su construcción.

De acuerdo con un documento, los pernos fueron colocados de manera inadecuada, sin respetar las normas de construcción.

Ello provocó que su efectividad se redujera a 20 por ciento.

Se determina que la causa (del desplome en la Línea 12 del Metro) es derivada de la inobservancia del procedimiento constructivo conforme a lo que establecen la ley de obras públicas, el reglamento de la ley de obras públicas, las normas de construcción y el reglamento de construcción, todos del Distrito Federal”, dice el dictamen.

Si bien Carso Infraestructura y Construcción se encargó de la construcción de la Línea 12 del Metro subcontrató a la compañía J.J. Jiménez S.A. de C.V. para la colocación de pernos en el tramo elevado.