Tónico Sónico / El beso perfecto de Anna

0
64

A perfect Kiss / Just to remind what’s between us

Anna Calvi /First We Kiss

Jesús Serrano Aldape

Difícilmente he escuchado una canción en la que el artista en cuestión consiga transmitir una sensación tan física y tan apremiante como lo es un beso significativo. Un beso como el detonante, como el prolegómeno a una tormenta, y que en la canción se escuche esa tormenta. Eso es lo que es esta excelsa canción. 

La inglesa de ascendencia italiana, Anna Calvi, lo logra en su poderosa canción First We Kiss, decorada con sus motifs y guitarras españolas; las guitarras acústicas con que le da vida al  auténtico círculo perfecto que es su primer álbum, homónimo, aparecido en enero de 2011.

Cuando comienza First We Kiss, Anna ya nos demostró cómo su voz puede incluso suplantar a todos los instrumentos y llenar de algo muy significativo los escasos minutos que van del comienzo del álbum a este manifiesto de arte impagable.

Así, cuando Anna comienza el tema, nos expresa esa candidez hermosa y virginal, el instante de azar y de incertidumbre que se esfumará cuando la mujer se revele ante nosotros en toda su gloria y pesadillezca hermosura. 

Portada del disco.

My heart beats against the wardrobe/ I hear the closing door/ Beats against the window/Tell me how long, tell me how long

Mi corazón late contra el guardarropa/Escuchó la puerta cerrándose/ Late contra la ventana/Dime por cuánto tiempo, dime por cuánto

La música entiende perfectamente lo que Calvi se trae entre manos, y su voz quizá es tan virginal e inocente por propósito expreso. Anna mostrará a quien sepa escucharlo, el sentimiento tan inaprehensible que la atrapa.

Feel it come from nowhere/Taking over me/Feel it come from nowhere/Tell me why, tell me why

Lo sentí venir de la nada/Se posesiona de mí/Lo sentí venir de la nada/Dime porqué, dime porqué

Luego su principal conjuradora muscial, Mally Harpaz, conduce a la banda de manera adecuada; su armonía crea un colchón perfecto para lo que Calvi tiene que implorarnos: su beso que abre una puerta, su beso que desencadena el paraíso y el infierno al mismo tiempo.

First we kiss/Then you will lock the door, my dear/A perfect kiss/Just to remind what’s between us/Tonight is here

Primero nos besaremos/Luego cerrarás la puerta, querido/Un beso perfecto/Sólo para recordarnos lo que hay entre nosotros/ Esta noche está aquí

Pero no es esa primera vez en que Anna pronuncia esas palabras, es cuando lo repite, cuando sube la intensidad de lo dicho, cuando la dualidad que los une nos comienza a quemar: lo mismo puede ser expresado con la ternura del principio, que con el auténtico conjuro que le sigue: un crescendo de sentimientos que sólo la música más minimalista podría llegar a expresar.

Feel it come from nowhere/Taking over me/Feel it come from nowhere/Tell me why, tell me why/

First we kiss/Then you will lock the door, my dear/A perfect kiss/Just to remind what’s between us tonight/What’s between us tonight, tonight

Y de pronto, ya estamos dentro de su sensación, un lugar dionisiaco que sus palabras jamás serán suficientes para expresar. Estamos en su sentimiento tierno, pero destructor, y el imaginativo puede imaginarse perdido también en esas percusiones que nada tienen que ver con la idea inicial del tema, con los gritos de Anna fundiéndose con un coro trágico en el fondo, la estridencia que sube de tono, que parece que nos extraviará para siempre, que es tan pleno y peligroso que nos engulle y podría aproximarnos a la desaparición total…

Hasta que vuelve Harpaz con su organillo, como una luz melancólica que nos saca de ahí, y nos devuelve el tema a su normalidad y mortalidad, en que ese sentimiento bestial aún no desaparece, pero ella ya ha prendido la luz.

As I hear the closing door/Our face against the window/Our lips touch no more

Mientras escuchó la puerta cerrarse/Nuestros rostros contra la ventana/Nuestros labios no se tocan más

Y como la gran tragedia de la existencia, las dichas más plenas son tan efímeras y Anna acierta a terminar su canción de una manera súbita. 

And suddenly from up here/Everything’s clear/The love we had between us tonight/Is here

Y de pronto acá arriba/Todo está claro/El amor que tuvimos esta noche/Está aquí.

La duración del tema es apenas 3:06, pero en ese escaso lapso, Calvi nos obsequia auténtica iluminación. Es la forma en que la voz y la música se unen para expresar ese sentimiento tan atroz como magnífico que alguna vez se posesiona de cada fibra de nuestros cuerpos y hacerlo vivo como una flama quemante, para después simplemente apagarla, fiel a lo que en realidad es. Ya Calvi anunciaba la clase de artista que era y sería en el futuro.

Escucha aquí First We Kiss de Anna Calvi:

Y aquí su primer álbum homónimo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here