Mahjabin Hakimi, jugadora del equipo nacional femenino de voleibol de Afganistán, fue decapitada por los talibanes.

Una de las entrenadoras del equipo confirmó la noticia a Independent Persian, medio al que relató que el asesinato de la deportista pudo ocurrir a principios de octubre.

De acuerdo con la entrenadora la familia de Hakimi fue amenazada para no hablar sobre lo ocurrido.

Añadió que desde la toma de los talibanes del Gobierno las atletas en general se enfrentan a una grave amenaza de seguridad.

La entrenadora aseguró que muchas jugadoras de voleibol que han competido en Afganistán y en el extranjero, o han aparecido en medios de comunicación, están amenazadas.