Durante su conferencia de prensa, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó que suspenderá la emisión de residencias permanentes durante 60 días, aunque este plazo estará sujeto a cambios.

Con el argumento de apoyar a los trabajadores estadounidenses, Trump reiteró la decisión de suspender la migración para, de ese modo, «proteger» a la fuerza de trabajo de la nación norteamericana.

«Debemos asegurar que los estadounidenses que se han sacrificado durante la pandemia de Covid-19 puedan recuperar sus empleos», declaró.

Trump también detalló que la determinación de frenar el ingreso de inmigrantes servirá para que, una vez que se reabra el país, los trabajadores de EU no sean reemplazados por inmigrantes o personas provenientes del extranjero.

«No sería justo que los trabajadores estadounidenses sean reemplazados por migrantes o fuerza laboral extranjera. Hay que asegurar que eso no vaya a ocurrir», enfatizó.