Carlos Lara Moreno / @CarlosLaraM81 

Vaya sorpresa la que nos llevamos todos, Señor Periodista, en el programa de entretenimiento de las mañanas que es conducido por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Con gran asombro fuimos testigos de la presentación de una nueva “cartilla moral”, una nueva forma de tratar de imponer una visión que primero tendría que aplicarse a los de casa.  

La Guía Ética para lo que han llamado “la transformación” de México es simplemente una burla para el pueblo. El presidente sabe, Señor Periodista, que ese panfleto debe ser aplicado por él mismo, su familia y sus colaboradores que han estado involucrados en actos de corrupción.  

Recordemos los casos de Pío López Obrador recibiendo dinero en efectivo para las campañas de Morena o ahora el más reciente de Felipa Obrador, quien al amparo familiar se ha hecho millonaria a costa de Petróleos Mexicanos (Pemex).  

Respeto a la diferencia 

De la vida 

De la dignidad 

De la libertad 

Del amor 

Del sufrimiento y el placer 

Del pasado y el futuro 

De la gratitud 

Del perdón 

De la redención 

De la igualdad 

De la verdad, la palabra y la confianza 

De la fraternidad 

De las leyes y la justicia, de la autoridad y el poder, del trabajo, de la riqueza y la economía, de los acuerdos, de la familia, de los animales, las plantas y las cosas, son los tópicos que versan en la nueva “cartilla moral”, que será distribuida por los evangélicos a los adultos mayores, Señor Periodista.  

Hasta ahora nadie sabe de los costos de producción de este nuevo material que más bien será usado para fines electorales y cooptarlos para votar por Morena en las elecciones y ¿sabe qué es lo peor? Que nadie dice nada. Nadie alza la voz para denunciar esto, pero, en fin.  

En otro tema, déjeme comentarle que se han cumplido dos años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Dos años de ocurrencias, catástrofes sociales y de no tener un rumbo fijo. Dos años de mentiras, linchamientos mediáticos, de odio y resentimiento. Dos años en los que solo hemos escuchado que todo es culpa del pasado.  

Dos años, Señor Periodista, de un fraude para millones de mexicanos que confiaron en López Obrador. Dos años de división, dos años de amargura para los enfermos y sus familias que los han visto morir por el desdén del presidente.  

Hemos sido testigos del gran desmantelamiento del Estado.  

Arranca el tercer año de gobierno y no hay expectativas de nada. La economía a pesar de estar en crecimiento, no se refleja en los bolsillos de los mexicanos. La canasta básica está por las nubes, hay millones de nuevos pobres. Es el anillo al dedo de López Obrador, pero ni a ellos les llegan los recursos.  

Sin más, Señor Periodista…  

Quedo a sus órdenes.