Carlos Ramos Padilla

Lo escribí hace poco más de una semana (artículo “REPROBADO”) y al final de mis líneas expresé, “espero no llegue el tiempo en que se diga, si le va bien al Presidente le va mal a México” y me pareció que la idea se ajustó a la perfección este pasado fin de semana cuando el Gobierno Federal festejó, celebró, un “acuerdo” con Trump para que a partir de hoy lunes no se aplicarán aranceles a la exportaciones mexicanas.

Debemos entender bien las cosas, México perdió, nuestro presidente tuvo que doblarse y Ebrard no es un héroe. A Estados Unidos no le va a costar ni un dólar los migrantes que sean devueltos a territorio mexicano para que en un periodo de dos a tres años puedan arreglar sus trámites con el gobierno de USA, los costos van por cuenta de nuestros impuestos (Ebrard lo llamó solidaridad).

Ahora nosotros, lo que rechazábamos de Estados Unidos, vamos a militarizar la frontera sur pero convertiremos a la Guardia Nacional en Policía Migratoria y para ello no está facultada, en pocas palabras, el muro de Trump sin costarle ninguna inversión lo pasó del Río Bravo al Suchiate.

El acto de “unidad nacional” al que convocó AMLO demostró que no respeta al Estado Laico. Trump reaccionó a la política populista de AMLO de fronteras abiertas a los migrantes. Tiempo atrás el gobierno de Estados Unidos dijo haber detectado células delincuenciales entre las filas de los migrantes y fue cuando grupos de haitianos decidieron quedarse en Tijuana y establecerse creando una colonia “la nueva Haití”.

Una parte importante de migrantes han cruzado nuestra frontera de manera ilegal, sin inspección sanitaria y mucho menos sin revisión de sus antecedentes penales. Argumentan que se han detectado casos de ébola de extranjeros procedentes de África.

También en artículos anteriores he documentado las mafias extranjeras que se mueven en el país dentro del marco criminal. Colombianos metidos en asaltos con violencia a casa habitación, venezolanos en el narcomenudeo, coreanos en la trata de personas…

Lo ocurrido este fin de semana sólo demuestra de que manera Estados Unidos puso las condiciones, estableció las reglas y presionó al máximo para que AMLO diera marcha atrás a su disposición de recibir a cuánto extranjero llegará a México como fórmula ideal de saltar de manera ilegal a Estados Unidos.

No es como quisieron vender la idea de que hoy lunes México no estará en crisis, ésta, la crisis la promovió el gobierno de México al desafiar al de Estados Unidos. AMLO hizo un maniqueo recuento de las bondades de Estados Unidos a nuestro país.

Olvidó decir cómo nos arrebataron la mitad del territorio y ahí sí, ni disculpas hemos solicitado. Habló de la fortaleza del Tratado de Libre Comercio ejercido en “otra” administración pero mencionó a Salinas de Gortari sólo para hablar de devaluaciones. Pide no orquestar odios con los estadounidenses pero aquí aprovecha las “mañaneras” para radicalizar a la sociedad y enfrentarla ( chachalaca, fifís, pirruris, conservadores, ternuritas, mafia del poder…)Este es el primer gran descalabro internacional por los arrebatos de AMLO.

Ahí viene Santa Lucía, Dos Bocas y el Tren Maya. Tiempo al tiempo. �,’

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here