Carlos Ramos Padilla / @cramospadilla

O por las buenas o por las malas. El famoso plan “b” que se intenta aplicar al INE también tiene sus  variantes pero mismo objetivo en otras áreas y dependencias. En el AIFA si no hay confianza, recuperación de inversión o vuelos a operar el cabotaje. En el tren maya si hay suspensión en algunos tramos por violaciones en el impacto ambiental o mal trazo y planeación pues a intentar decretar “seguridad nacional” y “reservar” la información.

Si no queda Yasmín Esquivel como presidenta de la Corte pues a lanzar una campaña de denostación a la ministra Piña. Si desean controlar a la UNAM y no respetar su autonomía y vida interna pues a meterse con la Ley Orgánica de la Institución. Lo último: la Secretaría de Hacienda y Crédito Público publicó el 15 de febrero de este año en el Diario Oficial que para fin de mes todas las dependencias y entidades federales deberán “cancelar todas las cuentas bancarias que tengan autorizadas por la Tesorería de la Federación” en la banca privada.

Dicta que “la omisión de esta obligación se hará del conocimiento al Órgano Interno de Control en las dependencias y entidades para su competencia en materia de responsabilidades de los servidores públicos”.

Con esto el gobierno federal está ordena a que todas las dependencias gubernamentales cancelen sus cuentas en la banca privada. Y esto presenta un antecedente ya que el 5 de marzo, la titular de la Tesofe, Elvira Concheiro señaló que los 24 bancos que prestan servicio a la Tesorería “sudan el dinero cuando menos dos días y nos cobran por las operaciones más de lo que nos dan como intereses”.

Y subrayó que “al manejo de los 3 billones de pesos que ingresan anualmente a la banca por pago de impuestos van a instituciones “parasitarias que vive de los recursos públicos”.

El calificativo empleado es muy fuerte, pero se inspira si está funcionaria se asomará a las grotescas ineficiencias del Banco del Bienestar y a la torpeza, retrasó, lentitud y negligencia con que corresponden a las tarjetas para el depósito de la pensión de las personas de la tercera edad. Una verdadera actitud “parasita” para no perder su referencia, para con los adultos mayores, incluso hay sucursales del Banco del Bienestar que sin previo aviso no prestan ciertos servicios porque son “sucursales de imagen” según ellos.

Ahora la Secretaría de Hacienda busca controlar los recursos públicos en las cuentas de la Tesorería sin que la banca privada les pueda a “jinetear” el dinero. Pero fundamentalmente pretenden que el gobierno federal tenga autorizado el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios con lo que podría recibir y realizar transferencias interbancarias sin intermediación de la banca privada. Aquí el banco de México y la Comisión Nacional Bancaria y de valores podrían oponerse. AMLO ya ha agredido en varias ocasiones a la banca privada incluso llamado “saqueadores” a los españoles y con esto México no es un espacio que ofrezca certeza ni cumplimiento a las leyes vigentes.  Insisto, si no es por las buenas es por las malas (plan b) y a eso se le llama imposición por decir lo menos.