Carlos Ramos Padilla

Parte fundamental del cambio climático es la permanente y terca tarea de acabar con los bosques. La tala clandestina, el mercado negro de maderas preciosas (como en Chiapas), el crecimiento urbano, la atención a la ganadería y agricultura, la caza furtiva y los incendios dejan cicatrices irreversibles en el mapa de nuestro planeta.

Con esto los ciclos naturales se ven obligados a variar y muchos ríos han desaparecido ante la ausencia de lluvias y humedad. Debo citar como ejemplo lo que recientemente ocurre en Guerrero. En Chilpancingo hubo una fuerte movilización de brigadistas, ordenada desde la propia oficina del gobernador Astudillo, para intervenir en el control y sofocar el siniestro.

Y no es para menos, Guerrero resulta a nivel nacional como la entidad número uno en incendios forestales. La orografía, el terreno hostil y los fuertes vientos hacen muy difícil y de alto riesgo el quehacer de los brigadistas y en estos días los fuertes vientos no ayudan.

Lo que agrava más el asunto es que por las condiciones como se originó el fuego pudiese haber sido intencional. Ya se investigan las causas y de haber responsables las sanciones.

Por lo pronto se determinó, entre otras acciones suspender clases por el intenso humo para proteger a las familias. Marco Cesar Mayares, titular de Protección Civil guerrerense informó que han participado 366 brigadistas y un helicóptero de la Secretaria de Marina, que ha hecho descargas de agua. Están siendo coordinadas las Secretarias de Marina, la Defensa Nacional y Medio Ambiente en la zona de El Calvario.

Esta como muchas áreas, resultan insustituibles para la supervivencia de especies incluyendo al ser humano. La desaparición de la cubierta vegetal del los bosques y selvas ha conducido a la erosión y desertización de muchas áreas del planeta.

El titular del gobierno estatal Hector Astudillo sostuvo reuniones emergentes para evitar un serio daño al hábitat con la pérdida de la biodiversidad. Sólo en Guerrero se han perdido 7,500 km2 de sus bosques y de acuerdo a las estadísticas y por las acciones locales, se han podido recuperar importantes extensiones de áreas verdes.

Guerrero ocupa el octavo sitio en cuanto a superficie forestal a nivel nacional y el décimo lugar en producción de madera( con ingresos por 165 millones de pesos) Vale decir que Guerrero equivale a unas cinco veces la extensión de la. Inundad de México.

Es muy probable que cuando usted lea esta aportación el incendio en Chilpancingo haya sido controlado al 100% lo que merece un alto reconocimiento a los brigadistas. Platiqué duré ya la celebración del Tianguis Turístico con el gobernador Astudillo y me dijo estar consciente de que en el estado no puede haber crecimiento en todas sus formas sino no se fortalece una seria cultura ambiental a través de la educación y políticas públicas.

La limpieza de los océanos y costas, la preservación de las selvas, manglares y bosques, el equilibrio con la infraestructura hotelera y la adecuada planeación urbana hoy son materia de prioridad en Guerrero.

Le comenté en una pasada columna cómo es que hoy se lleva a cabo la pesca para alimentación en apoyo a sociedades de emprendedores (#comeAcapulco)que bien combinan la alta gastronomía con el cuidado de las especies marinas. Acapulco, por ejemplo, hoy puede festejar el crecimiento en la reproducción de la tortuga marina.

El incendio forestal en Chilpancingo es nuevamente un fuerte llamado de atención para todos. No debemos de esperar las intrépidas acciones del gobierno y protección civil, sino evitar que desde nuestra actividad personal o en grupo atentemos contra el medio ambiente. Ya no es cuestión de anécdota sino de sobre vivencia. �

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here