Carlos Ramos Padilla

«Ningún Estado tiene derecho a someter a otro país», dice AMLO y exige a USA levantar el bloqueo contra Cuba. ¿Es la intención enfrentarnos con la administración de Biden? ¿Resulta una inaceptable ocurrencia? ¿Con qué derecho el presidente de mi país se atribuye el derecho de invitar a un personaje que representa a un régimen represor a presidir la ceremonia de nuestra independencia y obligar a que nuestras Fuerzas Armadas le rindan honores?

No es obligadamente necesario estar informado a distancia de lo que ocurre en Cuba muchos hemos tenido la oportunidad de estar en aquella nación masacrada por los abusos de Batista, de los hermanos Castro, de la extinta Unión Soviética y ahora de Diaz Canel para constatar el agravio, el despojo, la miseria con que se sobrevive en la isla. Miles han muerto en el intento de abandonar a su propia patria para buscar dignidad.

Otros han sido torturados y asesinados en mazmorras como presos políticos. No tienen posibilidad de manifestación, de expresión, de asociación, de tránsito, de garantías individuales, vamos les han arrancado el privilegio de pensar, decidir y actuar porque si no están aliados a un comunismo anacrónico son enemigos del Estado.

Cuba disfrazada de una romántica revolución que deja como testimonio la traición de Fidel al Che Guevara por la patología de la ambición. Que se prestó a venderse a la URSS por capricho de Fidel al no recibir atención a las condiciones que deseaba imponer a Washington y convertir a la isla en un satélite nuclear de los soviéticos por los intereses personales de Castro.

Un gobierno y Estado aliado a los venezolanos Chávez y Maduro para el trasiego de droga y armas y así fue exhibido entre otros el ex ministro de Relaciones Exteriores Roberto Robaina González (incluso el mismo Castro lo expulsa del cargo y partido cuando estalla el escándalo internacional). La Cuba injerencista que exporta guerrillas para desestabilizar a otras naciones.

La Cuba que invadió a Angola conocida como operación Carlota y que guardó silencio ante la condena mundial. Ese es el gobierno que representa Diaz Canel, que defiende AMLO y nos lo impone en una ceremonia, la nuestra, la de todos los mexicanos, nuestra independencia, para cumplir con sus compromisos con el Foro de São Paulo.

El presidente invitado desde el poder no necesita a Batista para prostituir a sus connacionales, la población se ve obligada a un mercado negro con los turistas para obtener cigarrillos, un par de medias o toallas sanitarias.

La imagen de Cuba es una foto bien tomada en los 50s del siglo pasado y ahí quedaron congelados, recibiendo vales para canjearlos por papel de baño o un trozo de carne. Duele decirlo y aceptarlo, pero el presidente de mi país da vergüenza y nos hace sentir humillados a sus caprichos. Soldados venezolanos desfilaron hoy en la CDMX gritando “viva Maduro”.

El bloqueo de Estados Unidos a Cuba tiene una razón histórica y poderosa, Castro estaba orillando al mundo a una conflagración nuclear además de ahorcar geográficamente al bloque norteamericano (México, USA y Canadá) haciendo un semicírculo desde Cuba, con Nicaragua y China. Todo patrocinado por la URSS. AMLO y Ebrard le están buscando pleito a Biden y eso en nada nos conviene.

AMLO no tiene la estatura para condicionar la seguridad nacional a sus caprichos. Al tiempo, pero se irá quedando solo como este 15 de septiembre en donde por muy gritón en Palacio únicamente recibirá el eco del concreto del Zócalo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here