Carlos Ramos Padilla / @cramospadilla

Este país no acaba de cerrar un ciclo cuando abre tres más. Estábamos atorados durante semanas con el escándalo de José Ramón Lopez Beltrán y ahí quedó, congelado, mientras se genera la confrontación entre legisladores, la Corte y el presidente por repartirse a México.

Toda la Reforma Eléctrica descansa en el litio y si no es por ahí se salta al sector minero. Algo tiene el litio que ha enfermado al presidente en su defensa. Nuestro país destaca más en plata y otros minerales que en el litio, veamos cómo andamos frente al mundo: en millones de toneladas métricas Bolivia mantiene un registro de 21 mientras que nosotros apenas de 1,7.

Entre Bolivia y México hay naciones con mayores reservas como Argentina, Chile, Estados Unidos, Australia, China, Congo, Canadá y Alemania (en ese orden), ¿Entonces? Negoció seguro debe haber y en esto podemos apreciar que México ya salió de entre las 25 economías apoyadas por la inversión extranjera directa. Ni hemos sido atractivos desde hace tres años.

Estados Unidos, Alemania y Canadá sobresalen en los primeros tres sitios (ahí están nuestros dos socios comerciales del bloque norteamericano) y Noruega, Qatar e Irlanda ocupan los lugares 23,24 y 25 respectivamente. Pero más aún, México si culpa un resaltado cuarto lugar en el Índice Global del Crimen Organizado. Los tres primeros escalones son para la República del Congo, Colombia y Myanmar. Después de nosotros Nigeria e Irán.

El Fondo Monetario Internacional acaba de recortar su expectativa de crecimiento del PIB de México de 2,8 a 2%. Ahora bien, el Litio es un recurso que se encuentra en el subsuelo mexicano por lo tanto nos pertenece como patrimonio. Es una aberración nacionalizar lo nacionalizado.

El litio es clasificado como un metal alcalino más resistente que el carbón y tiene la capacidad de almacenar y transferir una gran cantidad de energía, una característica que explica su importancia para el uso industrial. Pero algo adicional ha de guardar para que el presidente sostenga su voluntad para mantener su control.

Vemos qué hay naciones como muchísimas más reservas que nosotros así que no somos ni por mucha presa de piratas y saboteadores. El litio no habrá de proporcionarnos mejor suministro de energía porque el gobierno apuesta al carbón y a las refinerías. ¿Vuelvo a preguntar, entonces?

Ayer manifesté el presunto tráfico de maderas preciosas mayas por la frontera de Guatemala a razón de la construcción del Tren Maya que está generando millonarias ganancias en dólares para alguien o algunos (antes era el petróleo).

Ahora es el litio el que desgreña a la nación. Mmmm ¿Cómo qué hay gato encerrado no? Y que conste que es pregunta.