Carlos Ramos Padilla 

Antes, en otras administraciones, en el refranero popular se decía “pega con la derecha, cobra con la izquierda” y no se trataba de un asunto de incongruencias, sino de intereses. De 18 años a la fecha los discursos de un aspirante, precandidato, candidato y presidente, por contradictorios, muestran a un personaje Dos Bocas, un día afirma una cosa para luego desmentirse.  

Es un sujeto que establece su plataforma de credibilidad en la lucha contra la corrupción, pero cercano a él, desde la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, hasta en el actual gabinete, mantiene a personajes no sólo bajo la sospecha de tropelías, sino que en algunos de ellos la comprobación los exhibido en sus irregularidades, vamos hasta con su hermano Pío.  

Convirtió a Los Pinos en museo por el exceso de lujo, pero viven en un Palacio en toda la extensión de la palabra. Un personaje que dice que sus allegados sobreviven en la austeridad, pero asiste a una boda en Puebla por demás suntuosa de Cesar Yáñez, su ex vocero, pero argumenta que acudió al convivio porque “él no fue el que se casó”.  

Habló por años acerca de que los combustibles y la energía mostraban altas tarifas por abusos y corruptelas y hoy como nunca los precios de las gasolinas son los más altos en la historia. Dijo que acabaría con los huachicoleros y no hay un sólo detenido. En su lucha contra la delincuencia deja libre a Ovidio y mientras crea una Guardia Nacional, convive con los familiares de los crimínales más buscados en el mundo.  

Promete apoyo a la industria minera y les regala como dirigente a Napoleón Gómez Urrutia. Aplaude al Ejército, pero su publicista y mercadólogo, Epigmenio Ibarra, sentencia que los soldados son “asesinos”. Es un gobernante que pide enjuiciar a expresidentes, pero cuando la ve en serio se lava las manos y mejor deja que el pueblo sabio decida en una encuesta. 

Ofreció vender “la sala de lujo en el aire” (el avión presidencial) y ni en renta ni en venta sale. Juramento no reprimir a la sociedad con la fuerza pública, pero envía a los uniformados como valla humana a Chiapas para contener a los migrantes, en Chihuahua bloquea los reclamos de los agricultores por agua y en la CDMX obstruye con policías las marchas de FRENAAA.  

Habla de democracia, pero observa como desaparece el federalismo. Asegura defender los derechos humanos, pero de manera anticonstitucional reduce el salario a la burocracia en un 20%. Prometió desde el primer día de su gobierno la descentralización y sus secretarios de despacho siguen en la capital del país bajo el compromiso de Esteban Moctezuma de despachar en Puebla y Torruco en Chetumal.  

Dijo que se terminaban los dispendios por consultas médicas de burócratas, pero él, sus hijos y empleados como Omar García Harfuch se atienden en hospitales privados bajo el erario. Habla de transparencia y rectitud, pero siempre tiene otros datos que no comprueba. Pide libre expresión, pero ante cualquier reclamo sentencia que son “provocadores” y no contesta.  

Presume fomentar la inversión extranjera, pero cancela proyectos internacionales en Baja California. Acusa al empresariado nacional de delincuentes de cuello blanco, pero les invita tamales en Palacio Nacional para solicitar el diezmo para rifas. Promete dejar el cargo si suman más de cien mil voces presenciales que se lo demanden, pero ahora se recarga en supuestas encuestas que dice él lo favorecen.  

Asegura ser anti/imperialista, anti/conservadores y anti/fifis pero presume que Trump es su amigouuu. Declara que en nada beneficia estudiar en el extranjero y sus colaboradores presentan historial académico… en el extranjero.  

Promete equilibrio, pero selecciona a discreción a sus empresarios y bancos para afianzarse. Afirmó que desde el primer día de su mandato la economía crecería por lo menos un cuatro por ciento y sumamos dos años en crisis, estancamiento y recesión. Pide abrazos, reconciliación y paz y es el mandatario que más ha radicalizado y enfrentado a la sociedad. En fin, Dos Bocas, con una engaña, con la otra también. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here