Carlos Ramos Padilla / @cramospadilla

Una jefa de Gobierno, léase gobernadora, no se puede manifestar ni ignorante ni ajena a las leyes que debe cumplir, incluyendo las electorales. Claudia Sheinbaum, so pretexto de no recibir salario, se ha estado promoviendo en varias entidades para medir el músculo electoral previo al 2024.

Mantas, bardas pintadas y camisetas, pero ella se hace la sorprendida de tanto apoyo y simpatía, aunque por lo regular le gritan “Marcelo presidente”. Hoy en día diputados locales festejaron que el Instituto Electoral de la Ciudad de México inicie una investigación contra Claudia Sheinbaum, por posible promoción personalizada con recursos públicos y actos anticipados de campaña y que fue exhibida en diversas colonias de la CDMX y de diferentes entidades.

La legisladora del PAN Gabriela Salido declaró que “en esas bardas se anunciaron programas sociales, la Revocación de Mandato y ahora la imagen de la jefa de Gobierno”,

Ella, (Sheinbaum) tiene la responsabilidad y obligación de no permitir que ningún servidor público por más cercano a ella que sea, viole la ley, y menos en su beneficio personal. El diputado Federico Döring afirmó que Sheinbaum debe actuar y “si las bardas no las borra el Gobierno de la Ciudad y no las blanquea, junto con las demás que dice ella, que no pagó con los impuestos, va a quedar como una mentirosa o alguien que nos quiso engañar a todos”.

La visita de Sheinbaum a Toluca fue más que evidente a la violación de tiempos y leyes electorales. Por ello no es superficial el cotidiano ataque a los consejeros electorales del INE. Nos gustaría saber cuánto hasta Sheinbaum, su gobierno o su partido en su promoción y podría asegurar que es mucho más de lo que en salario devengan esos servidores públicos.

No obstante, el primer promotor de romper las reglas es el propio Ejecutivo Federal al destapar a sus “corcholatas”. Sería consecuencia de un primitivo y elemental análisis creer que AMLO no sabe, no conoce y no aprueba las actividades proselitistas de sus aparentes candidatos como Sheinbaum, Adán Augusto y Marcelo. Ahí vemos incluso al senador Ricardo Monreal pidiendo piso parejo cuando es sabido que lo desprecian.

Estos personajes como Sheinbaum han incumplido con sus responsabilidades legales incluso cuando en redes anticipa “queda a cargo del gobierno Martí Batres”. La CDMX ha caído en contingencia ambiental y la jefa de Gobierno lo mismo en Tabasco (Dos Bocas), Estado de México o Aguascalientes, plaza a la que acudió a reforzar a Morena y casualmente perdieron.

Así como criticaban a los priistas, ahora los gobernantes nos demuestran que los cargos los usan para sus propósitos personales y/o de grupo. Apenas empezamos. Se avecinan conflictos y rupturas entre los sólidos morenistas y veremos otra serie de irregularidades como filtración de información, videos o grabaciones ilegales. Sheinbaum y Ebrard ya empezaron y con notas en medios extranjeros. Pero el descaro ha roto límites y fronteras. Hoy se permiten “reservar” información de cómo y cuándo miembros del gabinete usaron recursos de la nacional para promover el ejercicio de la revocación. Pero ya conocimos parte de la historia cuando el mensajero de los Pinos Manuel Velasco informa a los opositores “o jalas o van contra ti con todo”.