Carlos Ramos Padilla / @cramospadilla

El presidente logró armar su espectáculo aéreo. Inauguró una terminal sin concluir, deficiente, sin agua en los baños temáticos, con ambulantaje, acarreados, manifestaciones contra el gobierno, tiendas improvisadas. Los discursos folclóricos y lambiscones muy lejanos a la realidad que vive el país, a sus necesidades y cargados de alabanzas al presidente.

Pero ahí en primera fila sentados algunos personajes duramente cuestionados por sus irregularidades y continúan en la nómina oficial. Olga Sánchez Cordero envuelta en un escándalo de abusos e intereses políticos; Marcelo Ebrard, con pifias diplomáticas sin resolver cómo Panamá, Parlamento Europeo y otros más que sumados a los linchamientos en Tláhuac y los malos manejos en el Sistema de Transporte Colectivo (Metro); Claudia Sheinbaum guardando silencio con la tragedia del Colegio Rébsamen y con los fallecidos de la Línea 12 (solo faltó anunciar que en los soportes del AIFA emplearon los mismos pernos que en la línea colapsada); Omar Fayad negociando una embajada a cambio de protección en el más claro ejemplo de cómo ser comerciante en la política.

Un ramillete de personajes que han escandalizado al mundo pero que usando el micrófono abundan en los beneficios que la nación no ve cómo estabilidad económica, paz social, y seguridad nacional. Incluso como es su costumbre, Sheinbaum, provocadora anticipó que hasta los que estuvieron en contra del aeropuerto “lo disfrutaran… en silencio”. Un aeropuerto no civil sino militar con privilegios únicos para los altos mandos como su zona residencial.

Un aeropuerto insuficiente para lo que el país requiere a mediano plazo. Un aeropuerto sin vías de comunicación seguras y confiables. Pero fue su fiesta, engalanada con videograbaciones de Epigmenio Ibarra y malos chistes (recordando a Peña Nieto) que “le salen del alma” a la esposa del mandatario. Pronto irán flotando las anomalías.

No tarda el registro de gastos ostentosos únicamente para cumplir la fecha de la inauguración. Quizá el suelo de Texcoco sea arcilloso como lo manifestó Sheinbaum, pero no menos poroso en donde se está imponiendo al Tren Maya. Quizá Texcoco se inunde, pero no más que donde se edifica la refinería de Dos Bocas. Pronto se reventarán los globos festivos de la inauguración.

Mejor, quienes estaban ahí aplaudiendo, deberían dar la cara a la nación y responder ante tantos ilícitos, abusos de poder, enriquecimiento y engaños en los que han sido exhibidos, incluyendo la fascinación por los lujos de los hijos del mandatario. Se cumplió porque llevaron a “pasajeros” un día antes a Venezuela para regresarlos en el primer vuelo internacional.

Si, se cumplió con la fecha, porque se usaron recursos de la nación en exceso como la mano de obra de 50 mil soldados mexicanos trabajando 24 horas. Se cumplió porque el dinero fluyó mucho más rápido para esa obra que para auxiliar a los Tabasqueños por las inundaciones o a los niños enfermos de cáncer.

Se cumplió porque se tuvo cuidado que los accesos a la terminal aérea no fueran bloqueados como en Guerrero por los activistas de Ayotzinapa. Se cumplió porque gran parte de los turistas recibidos venían de Tabasco y eran de… Morena. Es muy fácil cumplir usando el patrimonio de los demás.

Así pues, si, es fácil aplaudir. Cosa curiosa, desde su aprehensión, liberación, repatriación y exoneración el Gral. Salvador Cienfuegos se presentó a la ceremonia de inauguración de Santa Lucía, pero la gran Estrella, la que se hizo viral fue… la tlayuda.