Generalmente, el sangrado persistente de las encías indica el inicio de una enfermedad periodontal y puede deberse a la acumulación de placa—un material pegajoso compuesto de bacterias, moco y residuos de alimentos que se acumula en las partes expuestas de los dientes—, explica la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Cuando la acumulación de placa en los dientes llega a la línea de la encía causa una afección llamada gingivitis. Con el tiempo, esta placa se endurece y se convierte en sarro con lo que el sangrado de las encías aumentará hasta provocar una forma más avanzada de enfermedad periodontal y del hueso mandibular conocida como periodontitis.

Sin embargo, también existen otras causas de encías sangrantes como por ejemplo:

Cambios hormonales Trastorno hemorrágico Mal uso del hilo dental Uso de anticoagulantes Deficiencia de vitamina K Cepillarse con mucha fuerza Infección en dientes o encías Aparatos dentales mal ajustados Leucemia, un tipo de cáncer en la sangre Escorbuto, una deficiencia de vitamina C

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here