El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, aseguró hoy que sus fuerzas armadas han tomado el control de la ciudad ucraniana de Mariúpol, aunque admitió que queda una bolsa de resistencia en la acería Azovstal, cuyo asalto ha cancelado el presidente Vladímir Putin.

Las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa y las milicias de la república popular de Donetsk han liberado Mariúpol, los restos de las formaciones nacionalistas se refugiaron en zona industrial de la planta Azovstal”, dijo Shoigú en una reunión con Putin, transmitida por la televisión pública Rossía 24.

Según el ministro ruso, los soldados y milicianos ucranianos eran algo más de 8.100 cuando culminó el cerco a Mariúpol y, de ellos, “más de cuatro mil fueron aniquilados y mil 478 se entregaron prisioneros”.

Shoigú agregó que en la planta quedan cerca de dos mil efectivos ucranianos y se necesitarán tres o cuatro días para “terminar el trabajo”.

Vladímir Putin canceló hoy la orden de asaltar la acería de Azovstal en Mariúpol, donde quedan pertrechados unos 2.000 defensores ucranianos, con el argumento de salvar vidas, aunque manteniendo el bloqueo a la zona industrial.