Rosario Robles reiteró su interés en que se conozca la verdad, sin embargo, dijo que no se convertirá en testigo colaborador porque no saldrá de la cárcel con mentiras, inculpando a personas contra las que no tiene pruebas ni elementos.

A dos años de haber sido internada en Santa Martha Acatitla, la exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, reiteró su inocencia y la falta de pruebas en su contra para mantenerla en prisión preventiva por presunto desvío de recursos.

“Hasta el día de hoy, hoy, hoy, hoy, soy inocente, nada me acusa ni nadie me ha acusado. No tengo ninguna sentencia”, refirió.

En entrevista la exfuncionaria cuestionó la razón por la que ella es la única señalada de la supuesta triangulación de recursos en ocho dependencias públicas y diez universidades, caso conocido como Estafa Maestra.

Me inventaron, me dijeron, me enlodaron. No me han encontrado un peso ni a mí ni a mi familia, porque hemos vivido toda la vida de nuestro trabajo”, lamentó.