• El legislador pide a las autoridades locales un informe sobre las acciones para la cosecha de lluvia

El Congreso de la Ciudad de México aprobó el Punto de Acuerdo del diputado Jorge Gaviño Ambriz, para que la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) y el Sistema de Aguas (Sacmex), de la Ciudad de México, presenten un informe acerca de la implementación del sistema de captación y recolección de aguas pluviales en edificios públicos de la Ciudad de México.

El legislador señaló que en el Gobierno Federal se prepara una solicitud de incremento de presupuesto, para proyectos de construcción y conservación de obras hidráulicas, por más de 191 por ciento -con relación los recursos que se aprobaron en 2022-, es decir, de 15 mil 350 millones de pesos a 44 mil millones de pesos.

Jorge Gaviño recordó que la constitución local señala la importancia de incentivar la captación de agua pluvial; además que, en el Congreso de la Ciudad de México I Legislatura, se aprobaron los dictámenes sobre la abrogación de la Ley del Derecho al Acceso, Disposición y Saneamiento del Agua de la Ciudad de México y la expedición de la Ley de Sustentabilidad del Servicio Hídrico de la Ciudad de México, así como la Ley del Derecho Humano al Agua, su Saneamiento y la Gestión Integral y Sustentable en la Ciudad de México, sin embargo, no fueron aprobadas o retomadas por la actual legislatura, a pesar que en la ciudad se reciben de 400 a 800 litros de agua de lluvia por metro cuadrado.

“En 2011 y 2008 se aprobaron reformas ambientales y de Desarrollo Urbano para promover estructuras públicas y privadas con instalaciones de aguas residuales o pluviales; es decir, para 2022 vamos rezagados”, señaló el legislador.

Añadió que en 2015 se instalaron bebederos en parques y oficinas públicas, plazas comerciales, supervisados por la Secretaría de Salud, en 2014, por cierto, esta iniciativa fue presentada por un servidor, se transformó en ley y ahorita es una ley que se está cumpliendo porque no existen los bebederos de agua potable que señala precisamente esta ley.

Explicó que si se recolectara agua pluvial en 120 metros cuadrados de superficie -lo que en promedio llega a medir una casa habitación-, se podrían captar 128 mil litros de agua de lluvia, lo que equivaldría a 6 mil 387 garrafones.