La percepción de inseguridad tuvo un repunte en el País, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) realizada por el Inegi.

En la primera quincena de marzo, previo a la contingencia sanitaria por el Covid-19, el 73.4 por ciento de la población adulta consideró que vivir en su ciudad es inseguro.

Esto representó un aumento de 0.5 puntos porcentuales con respecto a la percepción medida en diciembre pasado, que fue de 72.9 por ciento a nivel nacional.

Con este repunte, también se rompió una racha de tres mediciones trimestrales consecutivas, en las que la percepción de inseguridad tuvo reducciones.

La percepción de inseguridad siguió siendo mayor en el caso de las mujeres, con 78.6 por ciento, por 67.2 por ciento de los hombres.