Las delegaciones y hospitales del IMSS siguen buscando de manera desesperada, cada una por su cuenta, proveedores de todos los insumos necesarios para proteger a su personal contra el Covid-19.

Esta semana, varias delegaciones convocaron adjudicaciones directas para comprar en cuestión de dos o tres días cientos de miles de máscaras N95, cubrebocas, batas quirúrgicas, gorros, botas, gafas protectoras y demás equipos que desde marzo han intentado adquirir, en casi todos los casos, sin éxito.

Si bien el Gobierno federal trajo la semana pasada cuatro vuelos desde China con materiales para todo el sector salud, no son suficientes, sobre todo las máscaras N95, vitales para médicos y enfermeras, de las que un hospital grande puede desechar 5 mil por día.

La delegación en Durango necesita 89 mil máscaras N95, 110 mil gorros y 29 mil batas; Aguascalientes pidió 70 mil N95, 23 mil cubrebocas, 88 mil gorros y 735 gafas protectoras, mientras que Michoacán solicita 410 mil N95, 510 mil gorros, 106 mil batas y 7 mil overoles desechables, entre muchos otros productos.

En Toluca, la delegación Edomex-Poniente quiere mil 200 caretas protectoras, el hospital Victorio de la Fuente de la Ciudad de México pidió entre 12 mil y 30 mil batas, y la delegación Tamaulipas busca 25 mil máscaras N95 y 8 mil cubrebocas, entre una lista de 16 insumos.