«El conflicto entre Rusia y Ucrania incrementará el precio de combustibles en México e impactará en la inflación.

Ucrania exporta el 40% de sus exportaciones de trigo y maíz a África y el Medio Oriente.

También Kiev prevé de paladio, aluminio y níquel a las cadenas de suministro a nivel global.

La disputa por Ucrania está en el paladio y el níquel que son esenciales para el nuevo plan automotriz y para la nueva política digital de Biden.

Ambos metales son componentes importantes para las industrias automotriz, de telecomunicaciones, electrónica y química.

Además, Ucrania tiene algunas de las mayores reservas de litio.

El litio es vital para la nueva política de cero emisiones de Biden.

Biden no quiere expulsar a Rusia del sistema SWIFT ya que afectaría a las principales empresas financieras de Estados Unidos. Biden opta por bloquear los negocios de la plutocracia rusa.

Los países que dependen del gas de Rusia y de las materias primas de Ucrania experimentarán aumento en los precios, afectando a los consumidores de Estados Unidos y Francia, que están en la víspera de elecciones. También habrá impacto inflacionario en Alemania, Francia y Reino Unido, que pueden tener recesión en sus economías».

Analiza José Ignacio Martínez Cortes Coordinador de LACEN-UNAM y profesor del CRI-FCPyS.