El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, se comprometió con el rescate de los dos perros que cayeron al socavón gigante que continúa en expansión desde inicios de junio.

Fue el 7 de junio cuando Spay, un Pitbull de 8 meses, cayó junto a un perro llamado Spike al enorme hoyo que se abrió en Santa María Zacatepec, municipio de Juan C. Bonilla.

Dos días después, gracias a un dron, se certificó que ambos canes están vivos, por lo que se exigió a las autoridades su rescate.

El servicio de rescate, atención de urgencia y traslado de animales heridos, URSVA Puebla, se dijo dispuesto a efectuar las labores para sacar del socavón a los perros.

Aseguró que las maniobras serían ejecutadas por personal con entrenamiento y que ha elaborado estrategias para ingresar al hoyo sin la necesidad de tocar los bordes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here