Por el deterioro que ha sufrido en los últimos 18 años la pirámide de la Serpiente Emplumada, ubicada en la Zona Arqueológica de Teotihuacán, el gobierno federal convocó a un concurso internacional para que se cree un sistema integral de protección del monumento prehispánico.

Diego Prieto Hernández, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), dijo que la intención del concurso internacional es que se desarrolle un proyecto arquitectónico que garantice la conservación y permita estabilizar el monumento arqueológico, pues desde hace 100 años presenta daños.

Las afectaciones han sido causadas por las oscilaciones térmicas diarias y estacionales, la lluvia, las tormentas intempestivas, así como la radiación solar, entre otros factores.

“La finalidad es lograr el mejor diseño posible para el sistema con la máxima eficiencia por sus características, funcionales y estéticas de acuerdo con las características estructurales y físicas de este elemento arquitectónico de su entorno visual, monumental y paisajístico y y sobre todo garantes de su protección al más largo plazo”, explicó en conferencia de prensa el titular del INAH.

Los daños que ha sufrido uno de los emblemas más importantes del México prehispánico fueron calificados como graves por el cúmulo de procesos cada vez más acelerados de arenización disgregación, filtración, manchas de humedad, fracturas, pérdida de color y elementos arquitectónicos.