Rafael Lulet

Se les escapa la Pole position a Ferrari y Max Verstappen, en su lugar queda George Russell, siendo una doble semana de éxito después que la semana pasada le quitara el tercer lugar a Checo Pérez, en un polémico rebase, el cual con todo y video del semáforo amarrillo, la FIA, no resolvió en favor del mexicano; por lo mientras arrancan el día de mañana en segundo lugar Carlos Sainz, a quien le faltó unas milésimas para conservar el primer lugar de la Qualy, en tercero a Charles Leclerc y en décimo al Holandés. 

Por otro lado, Red Bull con polémica por no dar un auto competitivo al piloto mexicano, todo se ha centrado por satisfacer los gusto de manejo de Max Verstappen, quien a principio de temporada no se sentía contento con el monoplaza, tan así que sus primeras batallas no lograba encontrar el ritmo teniendo muchos problemas en cada competencia quedando por muy debajo de su nivel, razón por el cual Charles Leclerc se le ubicaba en el primer lugar así como a Checo Pérez, lo veíamos ganando buenas posiciones, una pole y una carrera ganada, con alto grado de competencia en cada gran premio, pero conforme se iban adecuando las actualizaciones en esa escudería su rendimiento ha ido cayendo pero por otro lado el de su compañero Max, ha aumentado.

 Es claro que la tendencia en Red Bull gira alrededor de Verstappen, y prefieren perder puntos con tal de complacerlo sin importar la entrega del auto para Checo Pérez, quien ha debido de ceder posiciones en el favor del Holandés en ocasiones, por orden del jefe de equipo, casos como España o Azerbaiyán demuestran esto, pero, agregando a la presión de la escudería los comentarios agresivos y discriminatorios del mismo Helmun Markus al piloto mexicano, echándole la culpa de su conducción cuando la mayoría de las ocasiones el auto no tiene la configuración adecuada para pilotar.

Mal día para los austriacos, quienes partirán desde la diez con Verstappen y el 11 con Pérez, en un circuito de Hungría muy complicado para rebasar, desde esas posiciones tratarán de remontar y lograr alcanzar tanto a los mercedes como a los Ferraris, para tener la oportunidad de arrebatar los puntos de los primero lugares, en una pista con 14 curvas, 4.38 kilómetros haciendo un total de 70 vueltas, con ella termina la mitad de temporada para tomarse un descanso de 28 días y regresar de nuevo al Gran Premio de Bélgica a finales de agosto.