La eliminación de Boca Juniors este martes en octavos de final de la Copa Libertadores por el Atlético Mineiro brasileño terminó en una pelea generalizada en los vestuarios del estadio Mineirao de Belo Horizonte que tuvo que ser contenida por la policía.

La confusión se produjo luego de que el Mineiro eliminara en los penaltis por 3-1 al Boca Juniors, tras los empates sin goles en los partidos de ida y de vuelta, y garantizara su cupo en los cuartos de final de la Libertadores.

Los jugadores del club argentino, que protestaron por la eliminación de un gol que les hubiera garantizado la clasificación a cuartos de final luego de que el árbitro consultara el VAR, así como había ocurrido en el partido en Buenos Aires, comenzaron a provocar a los del conjunto brasileño aún en el túnel de acceso a la cancha.

Además de agredir a dirigentes y jugadores del Atlético Mineiro, así como a miembros del equipo de seguridad, los argentinos derribaron gradas de protección, una amplificador de sonido y otros objetos, además de lanzar botellas de agua a sus rivales.

La confusión tuvo que ser contenida por la Policía Militarizada, que tuvo que utilizar gases para dispersar a los jugadores y llegó a retener por desacato a algunos miembros de la delegación argentina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here