Miguel Ángel López Farías

Juguemos con la imaginación… supongamos que Andres Manuel López Obrador fue presidente de México hace dos sexenios… del primero de diciembre del 2006 al 30 de noviembre del 2012, que efectivamente, los resultados electorales le dieron el triunfo, no hubo toma de Paseo de la Reforma ni “voto por voto”… perdió Felipe Calderón, pero el estallido en el país se dio, el crimen organizado repuntó y México fue llevado a una de las puertas del infierno…

83 mil muertos en todo el sexenio, una locura, fueron épocas en donde López obrador no pudo ni siquiera elaborar una estrategia que respondiese a la crisis de sangre en todo el territorio nacional… pero para su suerte vino después la entrega de la banda a quien, según se supo después, habría generado un pacto para permitir que Peña Nieto ganara la presidencia, pues para AMLO era mejor un priista que el aborrecido Acción Nacional.

Le digo, llega Peña y lejos de disminuir las gráficas de violencia, estas se incrementaron, Peña Nieto no alcanzó a resolver mayor cosa, su sexenio, con todo y el entarimado de reformas y de grandes acuerdos, fue sepultado con los 43 de Ayotzinapa y la fuga del “Chapo”, cerca de 157 mil homicidios fueron reportados en su sexenio, casi 35 mil más que en los de su antecesor López Obrador… y claro, el expresidente tabasqueño no dejó de marcar esa frase de que “él no fue tan malo como el que le siguió“… Peña, literalmente, no alcanzaba a explicar el desastre y los seguidores del eterno líder de Morena no lo dejaban ni a sol ni a sombra, Peña, rehén de los payasos y psicopatías en las redes vio en el proceso de sucesión una manera de blindarse, al permitir que el eterno rival de López, el derrotado Felipe Calderón llegara a la primera magistratura, el panista, finalmente obtiene el triunfo y deja en el camino a la candidata favorita de López, la ex jefa de gobierno de la CDMX.

Calderón inicia su sexenio el primero de diciembre del 2018, prometiendo arreglar el estado de emergencia nacional producto de los crímenes… han pasado tres años de ese discurso, memorable por que Calderón afirmó que los narcos entenderían que era mejor el diálogo… apelando a su lado humano, pidiéndoles que pensaran en sus familias, en sus hijos.

Fue la burla de López Obrador y su candidata derrotada, medios de comunicación dieron salida a las críticas que todos los días emitía el ex mandatario Andres Manuel desde su rancho en Chiapas, dijo que el presidente Calderón, “Con todo respeto, no saca un perro de una milpa“.

Calderón habría elevado exponencialmente el número de víctimas de la violencia… cien mil muertos en tres años, los porcentajes lo aplastan, 102% más que en 35 meses de EPN, 165% más que en el de López Obrador, 157% más que en el de Fox… los mexicanos no alcanzan a entender que es lo que está sucediendo, el presidente Calderón es un rotundo fracaso, la voz de Andrés Manuel ocupa los titulares regodeándose en un caldo de adjetivos, sus fieles piden que regrese, que haga algo… gritan “fue un error votar por Calderón”… el linchamiento es diario, y en este juego de la imaginación nos impactan las imágenes que lo que bien podría estar ocurriendo si la historia hubiese sido distinta.