Miguel Ángel López Farías

Cuitláhuac, el penúltimo tlatoani, valiente, temerario, un héroe que puso de rodillas a los conquistadores y sus aliados… un referente en estos tiempos en los cuales se busca reinventar la historia… y que como patronímico le queda muy grande a algunos… el de Veracruz se llama así, dicen que es gobernador, más bien es el rostro de lo que en política se le conoce como servil… vaya que compró boleto con eso de la detención de José Manuel del Río Virgen, secretario técnico de la JUCOPO, vamos, el brazo derecho del  senador Ricardo Monreal, a del Río lo pueden acusar de desmadroso, de ocurrente, de hábil, pero para los que lo conocen, eso de que sea autor de homicidio es una vacilada que no se traga ni con café con leche de la parroquia.

Del Río ha sido una piedrota en el zapato del gobernador Cuitláhuac García, critico al estilo de los veracruzanos, sin pelos en la lengua y sumamente ácido en contra de uno de los personajes más deplorables de la fauna política de allá.

La detención no gusto ni siquiera en Bucareli, se nos ha informado que el propio secretario de gobernación exclamó que se trataba de “rudeza innecesaria” en contra de un miembro cercano a el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal… y súmele el enojo del senador Dante Delgado, de MC, quien, por cierto, vivió lo mismo cuando fue encarcelado por Gutiérrez Barrios en el 94.

Dudo mucho que el ex diputado del Río Virgen permanezca en prisión, hasta un defensor de oficio lo podía sacar… el proceso en contra de él está tallado a la voluntad de ejecutivo veracruzano, hace agua por todos lados.

Y en el imaginario va quedando claro que muchos ofrecidos del amo van a hacer hasta lo imposible por que el doctor Monreal no aparezca en la boleta… pobre Cuitláhuac, soñado en ser embajador o miembro del gabinete… ni a Javier Duarte se le hubiese ocurrido.