Miguel Ángel López Farías            

A Chiapas se le reconoce por ser uno de los estados más ricos en biodiversidad, una potencia de la naturaleza, por otro lado, de muestra con enormes rezagos que lo colocan en los últimos lugares en materia de crecimiento económico y educativo, la desigualdad social es brutalmente notoria, pocas familias son dueñas de todo y la mayoría viven en extrema pobreza, en Chiapas existen regiones que se quedaron congeladas en el tiempo, mismas estampas de hace uno o tres siglos atrás.

Pero a Chiapas se le insiste en ver desde el centro de México como si de una rareza folclórica se tratara, con pinceladas románticas de la miseria de sus pueblos indígenas que un día decidieron tomar las armas y elevar sus pasamontañas para gritar el “ya basta” de 1994.

Ahí teníamos a los lectores de la jornada y los “monos blancos” beber café mientras soñaban con las cartas del sub Marcos… bonito recuerdo para los turistas de la izquierda, y como suele ocurrir, en Chiapas no pasó nada… hasta que vuelve a suceder lo que tantas veces hemos insistido : distintos gobiernos dejaron encendidas las cenizas en medio de las chozas de los habitantes de “Los Altos”, y un nuevo grupo de neo caciques, ahora arropados por carteles de la droga, se hicieron del poder para continuar pudriendo la vida de los de allá…

Pantelhó es el pequeño epicentro de un terremoto mayor, uno que terminará por sacudir a todo el estado. Chiapas es un barril de pólvora y muchos actores siguen jugando con fuego y que solo se podrá evitar que estalle, si esa cosa rara llamada “voluntad política” se echa a andar.

“Los machetes“, el grupo de autodefensas no son un juego, los del EZLN gritaban “muera el mal gobierno”, ahora ,estos hombres y niños con paliacates declararon la guerra a grupos del crimen organizado (se les identifica como los HERRERA) que operan y son protegidos por actores políticos y policiacos d estado.

Seré más claro, los narcopolíticos locales han llevado a la desesperación a varios pueblos de la explosiva región de los Altos, esto de “Los machetes” no es un asunto propagandístico, se trata de la tercera llamada para la Federación y que esta entienda que el enemigo lo tiene en casa.

Mejor dicho, en el propio estado de Chiapas.  Lo he mencionado anteriormente, la secretaria Rosa Icela Rodríguez, es una funcionaria sumamente capaz y eficiente y tiene en Chiapas una prueba de fuego real y la oportunidad de que el sureste no se contamine de lo mismo que le ocurrió a Michoacán o Guerrero, está a tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here