La aventura podrá ser loca,

pero el aventurero ha de ser cuerdo…

Gilbert Keith Chesterton

Arturo Suárez Ramírez

Estimado amigo lector le envío un afectuoso saludo. No hay tiempo que no se llegue y ya alcanzó al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. Hace unos meses el tabasqueño prometió que poco a poco irían descendiendo los altos niveles de violencia, inseguridad y corrupción, pero no ha sido así, insisto no soy de los que quiere que le vaya mal al presidente, pero la realidad está ahí.

En lo que ha sido la peor crisis en la que se ha sumido la Cuarta Transformación por el caso de Sinaloa, también se cumplen los seis meses que el mismo presidente se impuso para que en México disminuyera la violencia y ver por fin la luz al final del túnel en un país en guerra. Para refrescar la memoria, fue en la mañanera del 22 de abril, cuando el jefe del Ejecutivo aseguró que en seis meses se vería una reducción significativa en la incidencia de homicidios dolosos en todo el país.

El objetivo que se marcó AMLO y su gabinete de seguridad simplemente no se logró, en el contexto del operativo fallido, incluso las voces de critica vienen de fuera como la del periódico británico The Economist, donde se describió los hechos violentos del 17 de octubre en Culiacán, como un “nuevo nivel de fracaso” para el Gobierno de México.

El asunto de evitar la masacre está perfecto, pero ¿Cómo se ordenó un operativo sin planear y hecho sobre las rodillas? ¿Quién lo ordenó? Y… ¿Por qué AMLO lo avaló? Esas respuestas nos las deben. Pero lo que es inconcebible es que el presidente no tuviera la información como él lo ha declarado, pues López Obrador debe ser el hombre más informado del país por el simple hecho de ser el presidente, no puede rehuir a su responsabilidad.

El sexenio todavía no llega a su primer año de gobierno, por lo que este asunto, de ser aprovechado, puede ser el punto de quiebre para que López Obrador deje trabajar a los expertos de su equipo, y si no los tiene es buena hora para buscarlos. Es verdad que se pudo evitar una gran masacre, pero todos los días la gente sigue muriendo, soldados, narcos, familiares y los que simplemente estaban en el fuego cruzado, y si no hay estrategia, esos caídos también son su responsabilidad.

No es por echarle a perder la fiesta, pero la luna de miel se terminó hace unos meses.

Entre Palabras

En el caso del tráfico de armas entre Estados Unidos y México, el que gana sigue siendo el vecino país del norte, no hay voluntad, porque a Trump conviene seguir calificando de malos hombres a los latinos que se internan por esa vía, sobre todo ahora que viene la campaña. ¿Alguien le cree al ladino de Trump?

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com sígueme en la cuenta de Twitter @arturosuarez y en Instagram @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here