Dicen que el genio tiene una capacidad infinita

para tomar las medidas adecuadas.

Es una muy mala definición,

pero sí se aplica a un trabajo de detectives.

Sherlock Holmes

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. Como ha cambiado el discurso del presidente López Obrador en el caso del juicio a los ex presidentes, esa narrativa fue implementada como estrategia desde la campaña del 2006 y fue creciendo en la del 2012 y del 2018. El asunto es que sabía que no podía prosperar ni mandarlos a la cárcel, pero ante tantas fallas de su gobierno no les ha quedado otra más que revivirla.

Y es que, debido a la caída sin freno de la economía, la pérdida de empleos, falta de inversión, nulo crecimiento, la pandemia y sus más de 62 mil fallecidos, los muertos por el crimen organizado, ya ponen nervioso al tabasqueño. En el cuarto de guerra de los morenos ya comienzan a pensar cómo se les va a poner la elección del próximo año ante tal desastre que han propiciado en menos de dos años.

Aunque las encuestas todavía le dan una buena aceptación al presidente, faltan 10 meses y es mucho para la elección, la figura de Morena se desgasta todos los días, pero las cosas no pintarán mejor ni para este fin de año, ni para el arranque del 2021 por lo que seguirán cayendo en las encuestas y lo que es peor, la decepción seguirá creciendo igual que el arrepentimiento de haber votado por un cambió que nos hunde a cada momento.

Por eso quieren asegurar con otras maniobras raras la continuidad de sus diputados, ganar alcaldías y gubernaturas, de alguna forma entienden que López no estará en la boleta, no será el mismo factor decisivo que llevó a varios a puestos de elección popular que por sí solos no lo hubieran conseguido.

A eso se atribuye el juego del policía bueno y el policía malo, aunque AMLO no quiera pues ya diputados están buscando un bloque para enjuiciar a los ex presidentes, pero la verdad será y durará hasta que le sea de utilidad a López Obrador, porque en lo legal no va a pasar absolutamente nada. Pero en lo mediático y electoral desactivará cualquier tipo de estrategia de los corruptos, de los neoliberales y conservadores, que dicho sea de paso se lo ganaron a pulso, pero no será cuestión de justicia.

En la política el que se ríe se lleva y con eso de los videoescándalos, ya le tocó a López con su hermano Pío, pero eso no va a parar ahí, porque tocar a los ex presidentes también es exponerse, pues ellos manejaron el CISEN y seguramente tendrán más material de los que ahora están en el poder. Esa podría ser una causa por la cual López no quiere enjuiciar a los ex presidentes aunque el pueblo bueno diga otra cosa, o no sea viable por parte de la justicia.

Insisto, esto es meramente electoral y parará hasta que les convenga o les pongan un alto en el camino que han escogido, el de la guerra mediática y electorera, pretenden ganar antes de llegar a las urnas.    

Entre Palabras

La tragedia nacional también debe contar a las micro, pequeñas y medianas empresas que generaban empleos y por las fobias del presidente no se quisieron RESCATAR y también han fallecido. ¿De verdad somos ejemplo mundial presidente?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.