El amor es una cadena de amor,

pues la naturaleza es una cadena de vida.

Truman Capote

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. No hubo sorpresas en la fiesta del presidente, su discurso fue un cúmulo de frases hechas, que ha repetido desde hace tres años en sus conferencias mañaneras, tal y como se lo mandan los publicistas repetir y repetir quisiera que con la fuerza de la redundancia los otros datos que tiene en la cabeza se hicieran realidad, pero simplemente no se puede, la cruda realidad del fracaso de la 4T nos atropella de manera cotidiana y contundente con datos espeluznantes como los 106 mil 674 muertos por el crimen o los 294 mil 428 fallecidos por la pandemia del Covid-19, números como la inflación del 7.05 por ciento que merma el poder adquisitivo de las familias que reciben programas sociales.

Sin duda el sexenio de López Obrador está marcado por la pandemia y sus malas acciones, pero también por la militarización del país como ningún presidente lo había realizado, ni los priistas ni panistas se atrevieron a tanto, bueno ni Felipe Calderón y su “guerra contra el narcotráfico” dejo tanto dolor y muerte, ni en esos tiempos se les dio tantas tareas a las Fuerzas Armadas y con tan pobres resultados, así construyen los Bancos del Bienestar, el Tren Maya, el Felipe Ángeles, ya son empresarios, invitan a los civiles a sumarse a un proyecto político y ahora serán los encargados de la distribución de los medicamentos, claro protegidos con el manto del “decretazo” de López para ocultar cualquier información incómoda, que los comprometa, eso no se dijo en el templete situado en el Zócalo de la Ciudad de México donde acudieron más de 250 mil personas.    

Los operadores para llenarle la plaza al Pejelagarto comenzaron desde temprano, tuve la suerte de tomar café con amigos periodistas en un lugar de Avenida Juárez y fuimos testigos de cómo camiones y camiones se apostaban hasta en triple fila como si fueran los mejores años de Peña Nieto, los líderes pasaban lista y otros eran los encargados de organizar la porra antes de ingresar al primer cuadro capitalino. Al mismo tiempo en redes sociales circularon fotos de los acarreados, de los billetes que recibieron y las promesas de que la 4T debe seguir para que no les quiten sus programas sociales.

De que López Obrador es un tipo popular no hay duda, en la plaza pública se siente bien porque es su espacio natural, haciendo campaña política y desde ahí fue como se encumbró como líder social, no hay otro igual, el asunto es la administración pública y sus pobres resultados. Si fuera concurso de popularidad ya lo hubiera ganado con su 66% de aprobación, pero se trata de gobernar al país.

Ya comenzamos su cuarto año de gobierno y el Pejelagarto se va a radicalizar más, según él no hay medias tintas y va a perseguir a quienes no estén de su lado, quien no muestre fe ciega, va a hacer todo lo posible para que su proyecto lo trascienda e imponga a Claudia Sheinbaum y seguir moviendo los hilos desde “La Chingada”.

Así que en este informe no hubo nada nuevo y para diciembre de los próximos dos años será igual porque no hay proyecto de nación… Pero mejor ahí lo dejamos.

Entre Palabras

¿Balazos y coches bomba?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.