Lo hermoso del desierto es que

En cualquier parte esconde un pozo.

Antoine de Saint-Exupéry

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimados amigos gracias por su tiempo. Se cumplió el primer año de mandato de la doctora Claudia Sheinbaum al frente del gobierno de la Ciudad de México, como era de esperarse puras cifras alegres, a modo y torcidas para aparentar que se va por buen camino, la doctora tiene toda la escuela de López Obrador, pero de forma burda, no conecta con la ciudadanía y sus acciones están bajo la lupa.

Sus pequeños logros, si es que los tiene, se diluyen en la violencia que aqueja a la capital del país como nunca.

El presidente López Obrador ha insistido en practicar los principios de “no robar, no traicionar y no mentir”. Se desgañita diciendo que se terminó la corrupción, que “si el presidente es honesto, los funcionarios de abajo serán honestos”. Por lo pronto el embajador ladrón de libros y los funcionarios de Claudia Sheinbaum no han entendido el mensaje de López y en la capital tampoco.

Para ejemplo dos situaciones que se presentaron el fin de semana pasado de una ciudad donde las cosas no van bien. La primera, un tiroteo a unas cuadras de la sede del gobierno central y el Zócalo donde se realizaba un concierto masivo, a unos cuantos metros donde despacha el mismísimo presidente López Obrador. En redes sociales se reportó una fuerte balacera a un costado de Palacio Nacional que dejó víctimas mortales. Ya se ha denunciado una y otra vez la presencia del crimen organizado en la zona, las ejecuciones, cobro de piso y las disputas entre grupos antagonistas que se disputan la plaza.

El segundo, un hecho que indignó a los cibernautas, en un video se observa a trabajadores del gobierno de la doctora Sheinbaum, bien acreditados con sus chalecos verdes, que despojaron a comerciantes indígenas de sus productos que venden en la Plaza de la Constitución, prácticamente los robaron.

Entiendo que se debe poner orden al comercio en la vía pública, pero también hay que decir que en otros tiempos, cuando eran perredistas, solaparon a estos grupos porque les convenían, siempre usados por lidercillos que se venden al mejor postor en las campañas electorales. Así que la doctora Claudia Sheinbaum debe tomar cartas en el asunto y sancionar a sus trabajadores. Dice su patrón que “por el bien de todos primero los pobres”.

Estos son dos ejemplos del desorden en el que se encuentra sumida la Ciudad de México, que va a cerrar con uno de sus peores años. Con esos resultados la doctora Claudia Sheinbaum debería dejar de soñar con la presidencia.

Entre Palabras

Regresa la profesora Elba Esther Gordillo, estrenará partido político y recibirá presupuesto para el siguiente año. ¿Estimado lector, hubo o no pacto con el tabasqueño?

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com y en Instagram en @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here