Yo me voy a otra parte. 

Y me llevo mi mano, 

que tanto escribe y habla. 

Jaime Sabines 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Luego de casi cuatro años en la Presidencia de la República podemos ver a un López Obrador que se nos presenta de cuerpo entero, se cayó la imagen de un personaje sensible que busca el bienestar de las mayorías que desafortunadamente son los más pobres. El Pejelagarto pregona un falso humanismo porque se dice interesado en los más vulnerables pero sus decisiones lastiman, se sabe religioso, pero ni eso respeta porque según la iglesia Evangélica pregona el amor, pero parece que se ha estacionado en el “¡que Dios nos ayude!” porque la administración de la 4T es incapaz de generar seguridad para sus gobernados, no hay como eludir esa responsabilidad. 

La estrategia contra la violencia no ha funcionado los índices así lo indican, no son invenciones de la prensa que quiere descarrilar a una administración que solo se basa en la narrativa esquizofrénica, no hay resultados positivos que coloquen a López Obrador en un buen sitio. No hay detenciones de los capos que se burlan de la autoridad y que ningunean a las Fuerzas Armadas, a ellos se les apapacha mientras en Palacio Nacional se niega a recibir grupos de la sociedad civil porque se mancha la investidura presidencial, esa que no ha querido usar López Obrador. 

Las redes sociales y los medios de comunicación están inundados de videos y de historias que relatan el dramatismo de lo cotidiano. La Ciudad de México ha dejado de ser ese oasis que nos decía Miguel Ángel Mancera donde según no operaban los grupos delincuenciales, lo cierto es que el narcomenudeo, los homicidios y las desapariciones han crecido, pero claro como medio gobierna Claudia Sheinbaum que es la “corcholata” favorita, hay que pregonar desde el púlpito del caudillo que es la ciudad más segura. Claro que según un estudio del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República detalla que 18 de las ciudades más violentas del mundo son de nosotros. 

También está documentado como un grupo de reporteros quedó en el fuego cruzado en Guerrero, mientras cubrían un evento se escuchan los disparos y una voz que grita “cúbranse”, se habla de que los perpetradores son un grupo delictivo que opera en la localidad de Tula y que se denomina “Los Ardillos” que tienen frecuentes enfrentamientos con autodefensas, claro esos grupos que han decidido armarse para defender a sus comunidades. O sea que con todo y el Ejército en las calles y la Guardia Nacional sigue habiendo territorios perdidos, lugares sin ley abandonados a su suerte o ¡a la buena de Dios! 

Ya que hablamos de Dios y vivir a su humor, como diría Jaime Sabines porque se le pasa la mano y nuestros gobernantes son unos inútiles, no es poca cosa el llamado que sale del mismo Vaticano por parte de Francisco, un personaje del que López Obrador ha dicho que siente admiración, ante el asesinato de los jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora quienes ejercían su labor en la comunidad de Cerocahui, Chihuahua, su santidad dijo “¡Cuántos asesinatos en México! Estoy cerca con afecto y oración a la comunidad católica afectada por esta tragedia. Una vez más, repito que la violencia no resuelve los problemas, sino que aumenta el sufrimiento innecesario”. De nuevo permítame insistir estimado lector, así nos miran los ojos fuera del país, nos ven consumirnos en la violencia y una gran ola de cadáveres. 

Mientras tanto en Palacio solo justificación, solo palabras y culpas para el pasado, pero no asumen su responsabilidad, ya en actos públicos en aquello de las desapariciones “¡Fue el Estado!” le gritaron en presencia de Luis Crescencio Sandoval y del presidente López Obrador Hoy AMLO está muy lejos de los héroes nacionales y tiene un lugar reservado con los peores, ahí está Fox, Calderón, Peña y López y la ciudadanía a la buena de Dios… Pero mejor ahí la dejamos. 

Entre Palabras 

Falla la CFE de Manuel Bartlett… ¿No que ya no habría apagones?   

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima. ResponderReenviar