Los seres humanos a veces encuentran

una especie de placer en alimentar

emociones dolorosas, en culparse a sí mismos

sin razón o incluso en contra de la razón.

Isaac Asimov

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Los de la 4T nunca han ocultado quienes son sus influencias en lo político y social, así la mayoría de los morenos y los del PT sienten admiración por personajes como Fidel Castro, Ernesto Guevara, Hugo Chávez, ahora por Díaz-Canel y Nicolás Maduro, bueno los más sofisticados por Vladimir Putin y Xi Jinping. Todos los anteriores son personajes que a nivel mundial son controvertidos porque han sumido a sus pueblos en crisis económicas, políticas y financieras, han cuartado libertades y se han envuelto en las banderas del populismo y el bienestar de los que menos tienen, pero la realidad es que siguen teniendo millones de pobres, eso sí, los mandatarios han gozado de los lujos y las mieles de la revolución.

Hace unos días López Obrador visitó la isla de Cuba, puros halagos para Raúl Castro y Díaz-Canel, a su regreso fijó su postura de no ir a la Cumbre de las Américas a celebrarse en Estados Unidos, si no se invita a todos los países, eso desató una serie de críticas de funcionarios del país organizador, esa misma tarde el embajador Ken Salazar visitó Palacio Nacional para conocer de primera mano los dichos del presidente. Aunque parece una postura valiente, la verdad es que López Obrador y su canciller Marcelo Ebrard, han sido de corvas frágiles como con Trump y sus negociaciones. Parece que la 4T busca recuperar un poco de dignidad que ha perdido en aquello de su política exterior con EU y Latinoamérica, con los primeros se dobla y a los otros los apapacha.

Las críticas no paran contra el presidente López, por ello su discurso se ha radicalizado y lanza una doble ración de veneno matutino contra aquellos que lo contradicen. Por ejemplo, en la contratación de más de 500 médicos cubanos con un costo de 140 mil mensuales por cada médico para meterlos en la sierra de Guerrero, lugar donde se instaló la guerrilla y tierra de narcotraficantes desde hace años y que gobierna Evelyn Salgado Pineda, aunque se sabe que manda Félix Salgado Macedonio, como dicen piensa mal y acertaras.

La ponzoña que sale de Palacio Nacional le pega de nuevo a la Universidad Nacional Autónoma de México, dice el Pejelagarto que, en lugar de ayudar a enfrentar la pandemia, los médicos en formación fueron enviados a sus casas, también dice que en México no hay médicos de especialidad y esa es una de las justificaciones para la contratación de los cubanos que no han logrado acreditar su formación y que hasta están catalogados como una forma de trabajo forzado por instituciones internacionales.

Pero seamos básicos, seguramente usted ha tenido que acudir a un consultorio de farmacia, esos que cobran unos 50 pesos por consulta, apenas ese dinero es para un médico joven que se gana la vida recetando medicamentos de la cadena para la que trabaja, sin prestaciones, claro que hay responsabilidad de esas empresas, pero la mayoría ha querido ingresar a trabajar al sector salud y han encontrado negativa, ya sea porque los sindicatos tienen acaparadas las plazas o porque simplemente esas 50 mil de las que habla el presidente son ficticias.

Así que es fácil inferir que el presidente López pactó con su homólogo cubano la contratación de los médicos y la compra de su vacuna contra el Covid-19, como una forma de patrocinar al régimen que le causa admiración… pero mejor ahí la dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.