Los pacientes que padecen hígado graso no alcohólico y se contagian con el SARS-CoV-2 pueden desarrollar COVID-19 con mayor gravedad y presentar mayores complicaciones, según coincidieron este martes especialistas en el tema.

“Se ha visto que los pacientes que padecen hígado graso tienen un mayor riesgo de complicaciones, y cuadro más severo de COVID-19“, dijo la gastroenteróloga y hepatóloga Eira Cerda.

Además, dijo, los pacientes con esta enfermedad suelen tener mayor tiempo la enfermedad, lo que significa mayor tiempo de hospitalización, “entre 14 y 17 días” y una mayor carga viral.

La especialista explicó que el hígado graso no alcohólico consiste en el depósito excesivo de grasa en el hígado que puede acabar generando inflamación, fibrosis e incluso cirrosis y derivar en cáncer.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 20 y 30 por ciento de la población mundial sufre de hígado graso y se estima que en América Latina hasta un tercio de la población se ve afectada por este padecimiento, mientras que en México unas 35 millones de personas padecen esta enfermedad.