En una semana particularmente especial, por la trascendencia de lo ocurrido en el escenario político nacional, con la captura de Emilio Lozoya, la presentación de reformas al sistema de justicia, la difusión del decálogo sobre feminicidio, en el Senado de la República arrancó el Parlamento Abierto sobre outsourcing, para oír todas las voces.

En este punto, ha trascendido en la Cámara alta la intención de las y los senadores de dejar abierta la puerta para que se construya un dictamen consensuado, por lo que se actúa y trabaja con juicio, sensatez y prudencia.

Es de celebrar que entre los grupos parlamentarios representados en el Senado, no imperan ni el radicalismo ni la estridencia contra el sector económico, toda vez que la relación entre el gobierno federal y el empresariado -en este momento-, es buena, por lo tanto no hay ninguna necesidad de abrir más frentes.

Así las cosas, al término de una productiva semana legislativa.