El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció este miércoles el cierre de las escuelas durante tres semanas, una de ellas con clases a distancia, dentro del nuevo conjunto de medidas destinadas a frenar el avance de la pandemia de coronavirus.

En un discurso televisado a la nación, Macron señaló que a las dos semanas de vacaciones de Pascua ya previstas se sumará otra de enseñanza no presencial, sin acudir a los centros.

Pidió un “esfuerzo suplementario” a los franceses en un mes de abril que será “difícil” para evitar la saturación de las unidades de intensivos de los hospitales de todo el país, que ya se ha producido en algunas regiones.

“La situación es más peligrosa que en otoño, porque el virus es más contagioso y más mortífero” debido a la variante británica, afirmó.

Las medidas incluyen colocar a todo el país en el confinamiento menos estricto en el que ya están 19 departamentos, entre ellos la región de París.