La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) junto a Rusia y otros aliados decidieron aumentar en 400 mil barriles diarios su producción conjunta de crudo en febrero, tal y como se preveía, pese a la incertidumbre de la nueva variante ómicron del coronavirus.

“Se ha decidido mantener la estrategia actual”, dijo una fuente, citada por RIA Novosti, tras una reunión del grupo y poco antes de que la OPEP confirmara que ese ha sido el resultado de una videoconferencia mantenida por los ministros del sector de los 23 países integrantes de la llamada OPEP+ (OPEP y aliados).

“En vista de los fundamentos actuales del mercado del petróleo y del consenso sobre sus perspectivas”, los ministros certificaron “la decisión de ajustar al alza la producción global mensual en 0.4 millones de barriles diarios (mbd) en el mes de febrero de 2022″, señala la declaración final del encuentro virtual.

Con ello, la alianza OPEP+, liderada por Arabia Saudita y Rusia, sigue adelante con la hoja de ruta adoptada en julio pasado para recuperar paulatinamente el nivel del bombeo que tenía antes de recortarlo drásticamente en mayo de 2020 para compensar la histórica caída de la demanda causada por la crisis del coronavirus.

Se acordó así incrementar mensualmente 400 mil bd entre agosto pasado y septiembre próximo, y hasta ahora el grupo petrolero se ha ceñido a este plan, de forma que a partir del 1 de febrero el tope máximo de sus extracciones se situará en 40.894 millones mbd.