Organizaciones civiles y el relator especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos de las Personas Migrantes, Felipe González, alertaron este martes del “incremento exponencial” de la militarización contra los migrantes que transitan por México hacia Estados Unidos.

Mientras que en 2019 había ocho mil 715 miembros de las Fuerzas Armadas en tareas migratorias en las fronteras norte y sur, la cifra creció más del triple para abril de 2022, a más de 28 mil 500, indicó el informe “Bajo la bota” de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (FJEDD).

Aunque el fenómeno no es nuevo, “sí ha habido un incremento exponencial de dicha militarización, sobre todo a partir de la firma de acuerdos migratorios que han sido impulsados por Estados Unidos y aceptados, en concreto, por México”, expuso Ana Lorena Delgadillo, directora de la FJEDD, al presentar la investigación.

El reporte acusó al Gobierno de México de convertirse en un “muro militar contra la migración”, mientras que Estados Unidos ha “externalizado su frontera”.

“He estado en numerosas ocasiones en México, he visto cómo se ha ido expandiendo la militarización en general de las políticas públicas y en especial, de manera particularmente grave, en el contexto de las políticas y prácticas migratorias”, comentó el relator de la ONU.