Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, dejó en claro que su gobierno no hace uso electoral de la vacuna contra el COVID-19.

En la conferencia matutina de este martes, el mandatario mexicano, quien al principio no quería hablar del tema, apuntó que “no somos iguales“, y que su Administración no trafica con la necesidad de la ciudadanía por vacunarse.

No hay opinión sobre eso, nos meteríamos a un debate que no conviene. Solo decir que no somos iguales, nosotros no traficamos con la necesidad de la gente. Tenemos principios, ideales y esto es un asunto muy serio que demanda de mucha responsabilidad”, recalcó.

El mandatario mexicano apuntó que la vacuna es para todos los mexicanos y que la función del Estado es conseguir las dosis, distribuirlas y aplicarlas a lo largo y ancho del país.

“Hemos trabajado todos los días para garantizar que lleguen las vacunas, decidimos que iba a haber un trato igualitario, todo eso muy distinto a lo de antes, en donde imperaba la corrupción, el influyentismo, el clasismo, el racismo, la discriminación”, enfatizó.