El Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que “no hay línea” para definir al dirigente de Morena, el partido que fundó y que enfrenta una crisis por el control de la dirigencia nacional y sus recursos.

“A ver, ¿cuál es la línea para nombrar a los dirigentes de los partidos? La línea es que no hay línea, que se resuelva de manera democrática”, expuso el Mandatario en su conferencia mañanera.

Cuestionado sobre los resultados del Congreso Nacional que un sector de Morena celebró ayer, López Obrador dijo que no le correspondía opinar.

“Nada, nada, nada, silencio, no cómplice, sino que no me corresponde, no tengo por qué participar en eso, les deseo a todos los partidos que resuelvan sus diferencias con el método de la democracia”, afirmó.

Fuente: Reforma

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here