El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, avisó, al inicio de una reunión del Gobierno, que nadie le va imponer qué decisión debe tomar sobre la respuesta de Israel, tras el ataque de Irán con más de 300 proyectiles, aunque agradeció las propuestas de sus principales socios.

“Agradezco a nuestros amigos por su apoyo en la defensa de Israel y todos sus consejos. Pero quiero ser claro: tomaremos nuestras decisiones nosotros mismos. El Estado de Israel hará todo lo necesario para defenderse”, indicó.

El mandatario israelí hizo estas declaraciones tras reunirse en su oficina de Jerusalén con el ministro de Asuntos Exteriores británico, David Cameron; y su homóloga alemana, Annalena Baerbock, a quienes también insistió en que el Estado hebreo debe preservar su derecho a la autodefensa, tras la oleada de ataques que lanzó Teherán la madrugada del sábado al domingo.

“También anoche mantuve una conversación telefónica con el primer ministro británico, Rishi Sunak y pronto hablaré con otros líderes”, detalló Netanyahu.

Sobre esta llamada telefónica, un portavoz de Downing Street, oficina del jefe de Gobierno de Reino Unido, explicó que Sunak le reiteró a Netanyahu su “firme apoyo”, pero al tiempo subrayó que “una escalada importante no va en interés de nadie y solo profundizaría la inseguridad en Medio Oriente”.