El Museo de la Memoria LGBTQ+ abrió sus puertas en la ciudad de Guadalajara para mandar un mensaje de tolerancia y recordar la manera en que la población de la diversidad sexual se ha abierto un espacio en la sociedad de este país.

Este museo, primero en su tipo en México, pretende mostrar la manera en que la sociedad y los medios de comunicación promovieron y censuraron por años los estereotipos del “joto“, la “machorra” o la “vestida“, para referirse a los hombres homosexuales, las lesbianas y las personas transgénero, contó a EFE Jaime Aurelio Casillas, director del museo ubicado en Guadalajara, capital del estado de Jalisco.

La idea curatorial no es hablar de la militancia gay de los derechos humanos, muchos de los museos de memoria gay que hay en el mundo están enfocados en contar la historia de los activistas, este museo está para contar cómo los medios de comunicación veían a las personas trans, a las lesbianas y a los gais”, explicó.

A iniciativa de Jaime Cobián, coordinador de la organización Códise, dedicada a promover los derechos de la población LGBT, Casillas analizó más de 30 mil objetos y documentos reunidos por la agrupación a lo largo de 30 años y clasificó cerca de 3 mil para hacer una primera selección de lo que querían incluir en el museo.

Debido al espacio físico de cerca de 41 metros lineales que podrían intervenir en el museo, el director eligió 171 piezas entre revistas, posters, libros, folletos y periódicos que van desde 1904 hasta 2006 divididos en cuatro salas, detalló Casillas.