El mundo “ha entrado en la era del caos“, alertó el secretario general de la ONU, António Guterres, al presentar ante la Asamblea General sus prioridades de trabajo para 2024.

Guterres describió el mundo actual como “una peligrosa e impredecible ley de la selva (donde reina) la total impunidad“, con amenazas como una crisis climática desbocada, una inteligencia artificial sin regulación, unas instituciones internacionales no representativas y unas desigualdades cada vez más agudas.

El político portugués, que enfila ya su octavo año al frente de la organización, dijo que el sistema internacional tiene dos urgencias primordiales: la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, “que nunca estuvo tan mal” por sus divisiones, y la de las instituciones financieras internacionales, cuyo diseño es “anticuado, disfuncional e injusto”, además de que “favorece a los países ricos que lo diseñaron”.

Recordó que este año la mitad de la humanidad irá a elecciones en un momento en que “cada vez más gente está perdiendo confianza en las instituciones y fé en el proceso político”.